Inicio Información 2030, la fecha que empieza a revolucionar la recogida selectiva envases de bebidas

2030, la fecha que empieza a revolucionar la recogida selectiva envases de bebidas

por StopPlástico

Resumen de noticias publicadas en Residuos profesional, Merca2 y Moncloa.com.

La UE alcanzó el objetivo del 90 % de recogida de las botellas de plástico para 2030 y mediante un comunicado conjunto, EFBW (European Federation of Bottled Waters) y UNESDA (Union of European Soft Drinks Associations) reconocen que con el actual modelo de recogida es poco probable que todos los estados miembros alcancen los objetivos de la Directiva de plásticos de un solo uso.

Algunas de estas asociaciones incluyen a empresas como Coca-Cola, PepsiCo, Danone o Nestlé Waters.

Ambas organizaciones reconocen que un SDDR «bien diseñado» puede ser el modelo necesario para «alcanzar la circularidad de los envases de bebidas en la UE».

UN SISTEMA BIEN DISEÑADO

Los representantes de las industrias de bebidas no alcohólicas creen que ha llegado la hora de abordar la implantación del SDDR. Pero consideran que debe cumplir con algunos criterios de diseño esenciales: «Debe tener un alcance nacional, ser lo más amplio posible y en principio incluir todas las categorías» de bebidas y envases -lo que incluiría también otros materiales además del plástico, como el vidrio, el metal o el cartón-, así como «ser establecido y dirigido por la industria responsable en una estructura sin fines de lucro».

Demandan que el sistema tiene también que asegurarles «el acceso al material reciclado para su uso en circuito cerrado (es decir, de botella a botella)».

AVANCE HISTÓRICO

«Hace cinco años, todos los fabricantes de bebidas seguían tradicionalmente en contra de los depósitos en las botellas de plástico.

Como resultado, algunos gobiernos europeos se mostraron reacios a implementar la medida ambiental.

Ahora que las empresas involucradas están pidiendo un depósito, ya no hay razón para esperar».

«Un depósito reduce la cantidad de botellas de plástico en la naturaleza entre un 70 y un 90 por ciento.

Para los gobiernos de países como Francia, España y Bélgica, esta debe ser la señal de partida para legislar por fin sobre los sistemas de depósito y devolución ”.

LOS FABRICANTE DE ENVASES APOYAN EL USO DE SISTEMAS SDDR PERO SIGUEN SIN APLICARLOS EN ESPAÑA

Las industrias europeas de agua embotellada y bebidas no alcohólicas se han comprometido a “invertir en infraestructuras de recogida que garanticen que recuperamos todos los envases de bebidas para su reciclaje”.

Como parte de los objetivos para implementar el Plan de Acción de Economía Circular y los Fondos de Recuperación de la UE se ha pedido a la Comisión Europea que se desarrollen las pautas para aprobar los SDDR.

EL PAPEL DE LOS SUPERMERCADOS

No obstante, el SDDR tiene aún otro escollo que salvar: el de la distribución, es decir, los supermercados, una pieza esencial del sistema de depósito, dado que es en los puntos de venta donde los consumidores deben devolver sus envases, y que hasta ahora también se ha mostrado contraria a su implantación.

«En los envases abandonados que te encuentras en una plaza o en el campo puedes ver la marca del producto pero no quién lo ha vendido, así que hasta ahora los envasadores se llevaban todos los palos y los retailers se libraban».

Esta nueva posición de la industria envasadora en favor del SDDR pone ahora la pelota en el tejado de las cadenas de supermercados.

COCA-COLA PODRÍA POTENCIAR LA LLEGADA DEL SISTEMA SDDR A ESPAÑA

Coca-Cola amenaza con romper sus vínculos con Ecoembes y desatar una crisis interna.

Una decisión que viene propiciada por el continuo deterioro de la imagen de ECOEMBES, tras la aparición de una serie de estudios internacionales e informaciones en prensa muy negativos acerca de su gestión.

Gestión por la cual la Comisión Europea ha admitido a trámite la denuncia que dieciséis entidades han interpuesto al Estado por la gestión de los residuos.

CRISIS INTERNA EN ECOEMBES

La aparición continuada de dichas informaciones ya provocaron un profundo malestar dentro de la compañía. Pero ha sido la postura de Coca-Cola y, por extensión, de otras marcas que podrían unirse las que han terminado por abrir una fuerte crisis interna dentro de la compañía.

Ecoembes, por su parte, señala que ninguna empresa del Consejo de Administración “ha manifestado” la voluntad de abandonar los órganos de gobierno.

Las opciones de la reconocida compañía pasan o bien por crear un nuevo sistema al que se adhieran otras compañías o bien potenciar su propia estrategia verde en la que ya trabaja a nivel global.

Aunque un sistema SDDR no reduce la cantidad de envases de un solo uso puestos en circulación, si parece una buena opción para evitar que muchos envases acaben abandonados por cualquier sitio y puede ser una herramienta eficaz para reducir la cantidad de envases abandonados en la Naturaleza.

Dejar un comentario

20 + 19 =

* Al utilizar este formulario, acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web.