Inicio Sensibilización ¿Sabes cuánto tarda en desaparecer la basura que generamos?

¿Sabes cuánto tarda en desaparecer la basura que generamos?

por StopPlástico

Conocerlo es primordial para avanzar hacia un consumo más responsable.

Todo consumo responsable comenzaría por un cambio de nuestros hábitos de consumo y una reducción de los envases que usamos, reutilizar todo lo que podamos esos envases y una vez acabada su vida útil reciclarlos convenientemente.

Vivimos en una sociedad plastificada donde solo una pequeña cantidad de nuestro residuos se reciclan, otros acaban en vertederos, incinerados y otros simplemente tirados y diseminados por la Naturaleza.

¿Pero qué ocurre con todos esos desechos que acaban en playas, campos, cunetas y bosques?

Pues que debido al elevado tiempo de degradación que tienen, contaminan durante años y años el hábitat que nos rodea.

¿Cuál es el tiempo de descomposición de esos materiales y productos de uso cotidiano que nos encontramos tirados por nuestros entornos?

  • Residuos orgánicos: 4 semanas.
  • Piel de fruta: 6 meses.
  • Papel y cartón: 1 año.
  • Colillas de cigarrillos: 2 años.
  • Goma de mascar: 5 años.
  • Envases de brick: 30 años.
  • Prendas sintéticas: 40 años.
  • Vasos: 50 años.
  • Bolsas de plástico: 150 años.
  • Envases de plástico: 300 años.
  • Latas de conserva: 50 años.
  • Latas de refresco: 200 años.
  • Anillas de plástico: 400 años.
  • Botellas de plástico: 450 años.
  • Pañales desechables: 450 años.
  • Hilo de pescar: 600 años.
  • Pilas: 1000 años.
  • Vidrio: hasta 4000 años

En todo caso, año arriba, año abajo no tiene demasiada importancia para el gran daño ecológico que causan.

Gestionar bien los residuos

No solo perdemos recursos al no utilizar estos materiales de desecho sino que además generamos un sobreconsumo de los recursos tanto naturales como energéticos al desaprovechar toda esta gran cantidad de materia prima.

Pero además también perdemos una oportunidad de generación de empleo verde que dado el momento actual no es para nada despreciable.

Pero no solo debemos hacerlo por el beneficio económico, nuestra salud y la del planeta están en juego.

Las tintas, barnices, metales pesados … son filtrados a las aguas y tierras que junto a la descomposición de los propios materiales plásticos causan graves afecciones a fauna, flora y cada vez más a afecta a nuestra propia salud.

Estas sustancias químicas llegan a nuestro organismo a través de lo que consumimos e incluso por el aire que respiramos.

Afecciones a nuestra salud reproductiva, malformaciones genitales, trastornos inmunitarios y nerviosos, deficiencias intelectuales y varios tipos de cáncer, además de obesidad y diabetes acompañan a todos estos desechos mal gestionados.

La fauna no se escapa a este horror, no solo la fauna marina y las aves sufren, cada vez más los animales terrestres acusan el vivir en un mundo hiper plastificado.

Si llama la atención las ballenas varadas con decenas de kilos de plástico en su estómago, las deformaciones de tortugas atrapadas en anillas de plástico, aves con el pico atado por una maraña de hilos … no es menos llamativo la muerte de miles camellos por la ingesta de kilos y kilos de bolsas de plástico en el desierto.

En nuestras pequeñas acciones diarias está la posibilidad de revertir poco a poco esta dolorosa situación.

“No estamos solos. En todo el mundo hay un nuevo tipo de economía y cultura que sirve al planeta y a su gente, en lugar de sacrificarlos por el beneficio de unos pocos”. Annie Leonard, experta en materia de responsabilidad social corporativa, desarrollo sostenible, riesgos laborales, cooperación internacional y salud ambiental estadounidense.

REDUCE, REUTILIZA y al final RECICLA.

Dejar un comentario

5 − 3 =

* Al utilizar este formulario, acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web.